maria - copia4

La infancia y la adolescencia son periodos de la vida especiales y llenos de cambios y nuevos aprendizajes. En estas etapas pueden aparecer distintos problemas: de conducta o desobediencia, de relación social, emocionales, etc.

En la edad adulta las personas se tienen que enfrentar a continuos cambios y situaciones complejas, y no siempre disponen de los recursos necesarios para poder afrontar las dificultades de manera eficaz. Esto puede generar malestar y angustia. Es necesario consultar a un profesional cuando observamos que el problema que experimentamos amenaza nuestro bienestar y calidad de vida.

La terapia cognitivo-conductual consiste en enseñar una serie de técnicas y estrategias psicológicas probadas científicamente para que la persona afronte su problema emocional y lo maneje hasta eliminarlo.