maria - copia4

Tanto durante la infancia como en la edad adulta las personas se tienen que enfrentar a continuos cambios y situaciones complejas, momentos en los que no siempre se dispone de los recursos necesarios para poder afrontar las dificultades de manera eficaz.

Los psicólogos resultan de gran ayuda, no solo en situaciones graves o difíciles, sino también  poniendo a disposición de sus clientes estrategias y recursos para prevenir posibles problemas futuros.

La terapia cognitivo-conductual cuenta con herramientas metodológicas y con técnicas psicológicas científicamente probadas. Con ellas, los psicólogos realizamos una evaluación, determinamos la naturaleza del problema, explicamos al cliente el motivo de su malestar y proponemos un plan de terapia. Todo ello dirigido a que la persona afronte su problema emocional y lo maneje hasta eliminarlo.

Es necesario consultar a un profesional cuando observamos que el malestar que experimentamos amenaza nuestro bienestar y nuestra calidad de vida.